martes, 26 de abril de 2016

Duos, Duelos y Trios (SO2R mas recargado aun)

MONITOREAR LA REFERENCIA
El entender cuándo ocurrirá la propagación en una banda, cuando parece declinar la banda que estamos y subiendo otra banda es la esencia de la actividad competitiva y la habilidad de obtener buenos resultados.
Pero aun recurriendo a pronósticos (muy aproximados en el mejor de los casos), e incluso reportes del cluster (en cualquiera de sus variantes) pueden no ser representativos. Por ejemplo que una estación de USA reporte a una de Argentina significa que están abiertas las condiciones con Córdoba? … puede que sí, puede que no.
Un buen recurso es sintonizar el segundo transceiver en la frecuencia de una estación de referencia de la geografía con la que nos interesa la propagación (S50A, DL1AA, K3LR, etc) incluso estaciones que ya hayamos trabajado; es probable que escuchemos ruido o escuchemos una estación muy débilmente. Continuamos haciendo lo que estemos haciendo, pero el segundo oído escuchado ruido o estaciones marginales. Hasta que la escuchemos bien, sabemos entonces que hay propagación. Esto mismo se puede hacer con alguno de las muchas balizas disponibles.
Hay ajustes que uno hace por experiencia, por ejemplo para cuando CW5W o LT1F (ubicadas entre 500 y 800 Km mas al Este de mi ubicación), empiezan a tener run en una banda a mí me falta usualmente media hora o más de espera. Cuando LU7YS empieza a tener run significa que a continuación puedo empezar a tener suerte. Cada uno desarrolla su heurística con sus propias estaciones de referencia.
Otra alterativa es llamar un par de veces en la banda alternativa (alternado con nuestra frecuencia principal) y ver si nos reporta el RBN y cómo.
Una posibilidad es también monitorear una estación, usualmente con mejor performance que nosotros, si ellos están llamando sin mucha respuesta quizás a nosotros nos vaya igual o peor.
Usos adicionales, ver cómo le está yendo a algún amigo (o no tanto), lo que puede ayudar a matar el tedio cuando las condiciones no dejan verse.
En realidad uno no está escuchando todo el tiempo todo lo que hace la estación, básicamente escucha “sin escuchar” no prestándole atención hasta que una ráfaga de actividad o algo inusual nos permite dirigir nuestra atención a ver qué pasa. Es difícil de escribir, pero no hay que prestar mucha atención para entender un llamado de otra estación conocida, ni tampoco es estrictamente necesario entender quien le contesta. La información útil es que llama sin que le contesten o que le están contestando.

TRABAJAR MULTIPLICADORES

Una vez que uno tiene depurado su controlador y se siente cómodo llega el momento de ver cómo utilizarlo, además de los usos anteriores, para mejorar la performance de multiplicadores.
Este punto es el que genera mayor escepticismo en los operadores porque, sin tener conciencia de la hoja de ruta que vengo relatando no se termina de comprender para que sirve poder trabajar en dos lados al mismo tiempo cuando uno en definitiva está “solo” y no se puede repartir.
Al mismo tiempo es una pérdida de tiempo y fuente de frustración tratar de saltar directamente a éste uso del mecanismo SO2R sin todo el proceso de acostumbramiento e internalización que vengo describiendo, lo sé porque es lo que yo hice y me generó inicialmente muchas frustraciones.
Algunos indicios ya los conté al describir la operación SO2V anteriormente. Es un tema de eficiencia.
Cuando uno llama, en configuración SO1V o SO2V, esencialmente no puede hacer otra cosa.
Hay distintas formas de calcular que proporción del tiempo se pasa uno llamando (supuesto en modo run) y que proporción del tiempo total representa. Para ser conservadores supongamos que cuando uno llama sin mucha clientela la proporción es 50%-50%; o sea que el 50% del tiempo no se hace nada más que escuchar su propio llamado.
El otro 50% no necesariamente se hace algo, si se recibe contestación estará ocupado viendo quien es (y tecleando su señal de llamada), pero en principio se está atento a si se trata de ruido o señal, es una forma muy “binaria” y que se puede manejar con poca atención.
Con el controlador SO2R con un oído en cada transceptor puedo dedicar el momento mientras llamo para sintonizar otra banda, o seguir el espinel de los spots buscando multiplicadores. No necesariamente dejo todo si encuentro uno.
Lo que a mí me dio más resultado es mientras llama buscar el siguiente multiplicador (o la siguiente estación) de forma que no se altere ni el foco de escucha ni la frecuencia de llamada. El 2do transceiver queda posicionado pero no lo escucho, pues le sigo prestando atención a la frecuencia de llamada. Quizás es una forma poco eficiente de utilizarlo, pero así me habitué desde el tipo de operación SO2V.
Cuando vuelvo a llamar ahí si escucho en la otra frecuencia y evaluó si es la estación que me interesa, que clientela tiene, como la escucho y otros factores que me hacen evaluar la conveniencia de trabajarlo.
Pero no lo hago. Vuelvo a llamar y allí solo escucho unos instantes para ver si no me contesta nadie y en caso negativo me concentro en trabajar lo más rápido posible a la estación en la otra radio. Si me toma más de un intento, entre intento e intento sigo llamando en mi frecuencia de run. Por ejemplo llamo al mismo tiempo que el multiplicador lo hace. Suena más estresante que lo que es. Al trabajar la estación (o desistir de hacerlo) repito el proceso.
Como en el caso de SO2V esta técnica solo se puede aplicar en momentos de tasas moderados o bajos, no en momentos de tasas altas; pero a diferencia de ese modo puedo seguir escuchando a pesar de tener una tasa alta en la frecuencia de run al corresponsal en el equipo secundario; y en cualquier bajón de mi propia tasa intentarlo.
A diferencia de SO2V no tengo penalización alguna en performance por monitorear el canal adicional (supuesto que no disminuya mis facultades cognitivas por cansancio o confusión).
En la práctica, haciéndolo consistentemente se obtienen mejoras del 15 al 30% en el puntaje y la performance en general aplicando este método.
Algunas notas basados en la experiencia. En esta forma de operar no hay nunca transmisión simultánea entre ambos transceivers, el logger usualmente lo impide si cometemos el error de intentarlo. Pero hay un transceiver que escucha mientras otro transmite, por lo que aplican las consideraciones de seguridad que comenté en una entrada anterior.
Es importante que la interacción entre un equipo y el otro sea mínima para que éste método sea efectivo. Fácil de conseguir en QRP, aún en la misma banda. En LP requiere algún trabajo de separación de antenas y operar en bandas distintas. En HP no tengo experiencia pero supongo que se pueden aplicar las consideraciones de disposición de antenas y filtros aplicables a una estación multi.

DUELO ENTRE ESTACIONES (“Dueling”)

¿Qué pasa cuando tengo tasas modestas posibles en dos bandas?  
¿A cuál de las dos le doy atención?

Rate is King

Estos una situación un tanto intrincada puesto que las tasas son altas para intentar el picoteo de multiplicadores (que por otra parte puede no haberlos) pero al mismo tiempo son mediocres en sí mismas. Por ejemplo cuando se está apagando la propagación en una banda pero todavía no abrió en la adyacente.
Ahí puedo intentar una técnica SO2R llamada “dueling” (duelo), que es al principio bastante escurridiza de dejarse domesticar pero luego (como todo) se termina naturalizando.
Consiste en que llamo CQ con rig1, y mientras escucho si alguien contesta en rig1 llamo CQ en rig2 y así sucesivamente. Mientras llamo en rig2 el logger me habilita automáticamente a registrar estaciones en el dialogo de rig1 y viceversa.
Es decir que si alguien me contesta yo voy tipeando su licencia y cuando la tengo completada espero que finalice el CQ o interrumpo el CQ para contestarle; le impone un ritmo endemoniado a la operación porque ahora uno tiene que sincronizarse con el ritmo que le impone el programa logger (y hasta tomarle la mano se cometen multitud de errores, muchos de ellos costando contactos).
Se puede paliar, parcialmente, el ritmo agregando un retardo desde que termina de llamar CQ con un equipo y empieza con el otro (inicialmente tipo 3 o 4 segundos, bajándolo progresivamente a 1 segundo y luego a nada).
El tiempo de retardo desde que una estación contesta hasta que la podemos atender (en el otro transceiver al que está llamado) suele ser suficientemente bajo como para que la estación no perciba un retardo significativo. Alguno que otro se embola y empieza a enviar “?” o repetir su llamada, pero el ritmo que uno adquiere al operar es tan rutinario y repetitivo que termina siendo una cadencia que las estaciones capturan y se sincronizan con ella.

Me hace acordar un párrafo de Bozzo (ex LU8DQ,SK) quien sostenía que sus tasas de contactos de otro mundo eran posibles porque el imponía un ritmo, un “método” lo llamaba, al que las estaciones corresponsales debían adaptarse para sincronizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

Páginas vistas en total