martes, 4 de septiembre de 2012

El Hinternet Criollo, algunas perspectivas

Uno de los aspectos que hace fascinante al concepto del High Speed Multi-Media (HSMM) network, red multimedial de alta velocidad para aficionados, a veces llamada el "Hinternet". Es que al mismo tiempo engloba varios temas que creo son claves para la actividad de radio.
La promesa de una red lo suficientemente veloz como para ser comparables a lo que usualmente puede obtenerse en Internet es, quizás, la mas inmediata y visible.
Personalmente no creo que la Internet (y sus múltiples ofertas) alejen a la gente de la radio. Mas bien lo contrario, creo que Internet tiene el potencial de contribuir a la radio a traves de su vasta capacidad de difundir ideas, habilitar esfuerzos participativos, obtener información y la inagotable provisión de herramientas. Creo que lo que atrae gente a la radio es la posibilidad de experimentar, con la comunicación siendo una especie de sub-producto que aparece como resultado aunque no tanto como fin. Es dificil ver una especialidad dentro de la radio que no haga, al mismo tiempo, un uso mas o menos intensivo del Internet para su desempeño.
En una época la radio tenía una capacidad creible de ser una alternativa de comunicación, incluso corriente, cuando la capacidad de telefonía, y en particular de telefonía celular, no estaban desarrolladas lo suficiente. En mi opinión esa situación no es asi, y no lo es desde hace mucho tiempo. Puede que mucha gente se acercara al hobby con esa motivación, y es natural ahora que carece de fundamentos que se alejen. Los métodos de comunicación modernos operan en una escala y con una cobertura que salvo excepciones no puede ser igualada por medios "amateurs".
Los argumentos que toda esa infraestructura colapsa en condiciones de emergencia para mi no es del todo convincente, porque la infraestructuar de radioaficionados no está preparada para emergencias tampoco.
Pero la velocidad comparable a Internet, algo asi como un Internet propio  creo que es solo uno de los aspectos que lo hace atractivo. La enorme capacidad de desarrollo y experimentación es el aspecto que creo termina resultando clave al momento de comprender el potencial. Pero para entenderlo es necesario un cambio de paradigma respecto a lo que nosotros entendemos por "experimentar".
Cuando comencé en radio (circa 1970) el radioaficionado que se preciaba de tal construia sus propios equipos, esa era la impronta. El que no tomaba esa ruta y se decidía por la por entonces escasa y costosa oferta de equipos comerciales recibía el mote (con cierto sesgo cargado) de "perillero", es decir el que hacía radio y su operación se limitaba a utilizar sus equipos "moviendo las perillas". Creo que esa separación era (y es) injusta toda vez que operar bien un equipo de radio es un arte complicado de manejar y que también requiere (y dá mucho espacio) para experimentar. Pero, con la excepción de unos muy pocos artesanos, la experimentación partía de un piso de agregación de sistemas que eran los componentes. Muy pocos podían construir sus valvulas (en realidad no conozco a nadie, pero ciertamente es posible), sus capacitores, resistencias o componentes especiales. La experimentación consistía entonces en "armar" equipos a partir de componentes de mayor o menor disponibilidad, siguiendo un esquema publicado en revistas o medios gráficos y en algunos casos bajo la supervisión o ayuda de alguien mas experimentado. Muy poca gente conocía entonces profundamente de electrónica, conocían si algunos conceptos físicos básicos y aumentados muy marcadamente por un bagaje de experiencia vivencial o empírica. Muy poca gente polarizaba una válvula siguiendo las cartas del fabricante, a lo sumo miraba mas o menos que tensiones máximas de placa o corrientes de grilla eran necesarias para hacer volar el dispositivo por el aire para intentar (no siempre con éxito) no superarlos; menos aún modelaba "electrónicamente" la válvula.  Muchos menos aún eran capaces de comprender los fenómenos fisicos detallados que tenían lugar para que una válvula realmente funcionara. Casi cualquier sabía que los filamentos emitían electrones (por algo descripto como emisión "termoiónica" que poquisima gente podía caracterizar en detalle como fenómeno físico) y que distintos juegos de voltajes producían los distintos fenómenos de conducción o inhibición que terminan haciendo operar una válvula. Es natural que así sea, la física y la matemática necesaria para estudiar en detalle estos fenómenos se encuentra aproximadamente a nivel de un 2do o 3er año de Ingeniería. El conocimiento de nivel secundario es suficiente solo para dominar el uso con un enfoque mas o menos práctico solamente.
Mas o menos lo mismo con cualquier componente, casi todos sabían que un capacitor es algo que se estudiaba como dos placas de metal con voltajes y que por un método mas o menos misterioso se hacía un cilindrito, lo mismo con las resistencias y asi sucesivamente.
Los mas avanzados, entre ellos mi maestro en radio Ernesto Stellini (LU5EZ,SK) podían calcular sus inductores y sus transformadores. Pero en general la reproducción y la experimentación se colocaba un "click" arriba, es decir, dados los componentes que se podía hacer con ellos. Los cambios de tecnología fueron alejando este tipo de experimentación de las manos de los aficionados hasta llegar a hoy donde es improbable que un aficionado medio (o incluso muy especial) sea capaz no ya de armar sino incluso de reparar sus propios equipos con excepción de las cosas mas triviales. Es hasta natural en esta perspectiva observar, con cierta angustia incluso, que los componentes para sostener este tipo de experimentación son cada vez mas dificiles de conseguir
Queda, por fortuna, un amplio espacio para la experimentación con algunos subsistemas (procesamiento de señales, antenas), modos de emisión y, por supuesto, la adquisición de habilidades operativas que son tan complicadas ahora como lo fueron siempre. Pero es claro que el hobby como conjunto bajo esas premisas está lentamente declinando, su población envejeciendo y su atractivo disminuyendo.
Quizás es hora de comprender que el paradigma ha cambiado. Que simplemente buscar que vuelvan las épocas pasadas o que la alternativa sea "nada" no es razonable.
¿En que formas puede cambiar el paradigma? Creo que en comprender que los ingredientes básicos siguen estando ahi, solo que ahora toman otra forma a la luz de los cambios tecnológicos, pero su esencia no ha cambiado. La electrónica ha migrado con el tiempo del dominio analógico al digital, la radio tal como la conocemos se ha quedado en muchos de sus aspectos en el primero.
Hoy potentes procesadores de información, del cual una enorme mayoría de la población desconoce como funcionan excepto en forma muy rudimentaria, posibilitan la creación prácticamente ilimitada de artefactos capaces de procesar señales cuya construcción si está al alcance de un público mucho mas amplio, y por cierto que lo está de los radioaficionados. Técnicas como DSP o SDR son ejemplos en este sentido. La plataforma de experimentación ha cambiado desde el hardware al firmware de los dispositivos, ese es el cambio que no es tan evidente y que muchos simplemente no estan viendo porque no conocen lo suficiente del nuevo mundo como para entenderlo, o se aferran al anterior por resistencia al cambio o simplemente un menú complejo de motivos que está fuera del alcance de esta reflexión el explorar.
La placa del procesador, o el módulo de RF, estan construidos ahora con métodos tecnológicos fuera del alcance del aficionado promedio, tal como los capacitores o las válvulas (o los transistores) lo fueron en su momento; el aficionado se colocaba entonces un escalón por encima del mínimo nivel para el que tiene capacidad de operar con recursos y conocimientos razonables. Si uno visualiza ese cambio entonces todos los componentes de un modelo virtuoso de hobby vuelven a estar presentes.
Los radioaficionados, de aceptarse esta perspectiva, vuelven a poder construir sistemas complejos a nivel del estado del arte, integrando componentes tecnológicos disponibles; el truco consiste en aceptar que ha cambiado el piso desde el que se parte. En algunos casos esa integración sigue las formas o "recetas" de otros experimentadores de forma tal que la experimentación consiste en adquirir habilidades mediante la "reproducción" del estado del arte; seguido de la capacidad de "adaptar" creaciones de otros para finalmente llegar al estadio de "desarrollar". Dado que el resultado final termina siendo algo comparable al estado del arte tecnológico de uso diario, el desarrollo de las competencias en sus distintos grados producto de este tipo de actividad termina teniendo el mismo atractivo de aprendizaje que todo hobby lleva implicito pero al mismo tiempo tiene cierta utilidad o correlato con habilidades que son relevantes en el desempeño fuera del hobby, a tal punto que no sería demasiado disparatado que con la evolución y los aprendizajes del caso las personas puedan con el tiempo definir si lo mantienen como una actividad de esparcimiento solamente o terminen siendo la actividad a la que se dediquen para vivir. Tal como ocurrió por décadas con los radioaficionados "de antes".
Para completar la conexión luego de un rodeo bastante amplio creo que iniciativas como el HSMM tienen estos ingredientes; usa tecnología de punta (procesadores, nodos, dispositivos de red, componentes de RF) en una mezcla variopinta. La "receta" para hacerlos funcionar no es dificil de seguir, los rudimentos de conocimientos como para tener una idea general de como funciona puede adquirirse con una educación personal. Pero atrás de cada uno de sus componentes hay tecnologías cuyo dominio requieren esfuerzos mas considerables que una vez adquiridos traen como premio la posibilidad de experimentar con cambios y esto tiene el potencial de derivar en un proceso continuo de aprendizaje y experimentación de nuevos aspectos.
¿Que es lo que diferencia a los radioaficionados de cualquier otro "amateur" interesado en informática? Despues de todo no hay que tener licencia para tener una PC y jugar con ella, pero tampoco hay que tener licencia para comprar componentes y armarse una alarma o un robot, o incluso un radio control. La licencia dá la posibilidad de usar frecuencias, y además usarlas con potencias, que otros aficionados que no la tienen no pueden. Y eso establece la diferencia entre el entusiasta en electrónica que se arma un micrófono inalámbrico para comunicarse con el vecino de un entusiasta que lo hace para comunicarse a decenas (o decenas de miles) de kilometros. Es posible que nuestra actividad deba evolucionar incluso reglamentariamente para acompañar semejante "desplazamiento del paradigma" (paradigm shift).
A grandes rasgos las areas que este planteo requiere que se exploren son el hardware/firmware involucrado (como se implementa), el software de aplicación (como se usa), los componentes de radio propiamente dichos (como se despliega) y la topología (como se opera); no necesariamente todos al mismo tiempo ni en ese orden.
Cuando empecé en radio soñé con que quizás algún dia esa fuera mi profesión, los sistemas lo fueron en cambio; lo que nunca imaginé es que uno y el otro con el tiempo se harían tan indistinguibles. Puedo atestiguar que el cosquilleo en el estómago que se siente cuando se logra finalmente que un circuito electrónico ande es idéntico al que se tiene cuando finalmente anda un software que uno hizo; y ni que hablar si ese software lo está usando para comunicarse con otro.
La radio es, en definitiva, no el fin sino solamente el medio de algo mucho mas profundo, la necesidad de las personas de aprender, experimentar y conocer. Esa es la invariante y la impronta de nuestro hobby lo que en mi opinión determinará si continúa o desaparece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog

Páginas vistas en total